Una bofetada


 

Nueva bofetada a la sensatez.
Por: José Alberto Álvarez Bravo.

Uno de los sellos distintivos del gobierno cubano es su inmensurable arrogancia, un lastre que le impide, en muchas ocasiones, actuar con un mínimo de sensatez. Esta sensible deficiencia reduce la ventaja otorgada por cincuenta y dos años de experiencia gubernativa, y un ejército de tanques pensantes que le permite vadear el sinfín de escollos en esta azarosa travesía.

A partir de la arbitraria conculcación de mi derecho ciudadano a recibir en mi domicilio a personas de mi círculo afectivo, -o a quien estime pertinente- me vi en la necesidad de tomar una medida extrema como reacción de rechazo al atropello; el primero de diciembre de 2010 comencé una huelga de hambre total.

Después de transcurridos los primeros diez días, comencé a recibir llamadas de hermanos de la diáspora cubana para pedirme el desistimiento, forzándome a invertir energías en defender mi posición. Comprendo su justificada y bien intencionada preocupación, pero me veo en la necesidad de exponer la inutilidad, -incluso la inconveniencia- de sus buenos consejos.

Es preciso tener presente que no fui yo quien inició este diferendo con quienes detentan, de manera omnímoda e inconsulta, el poder dictatorial en esta isla de todos. Por ende, no soy yo quien debe buscar su solución, sino quienes tienen toda la responsabilidad por su surgimiento.

Ordene el régimen castrista a sus esbirros el levantamiento inmediato, incondicional y definitivo del asedio a mi domicilio, y acto seguido retomo mi ritmo normal de vida.

Amo la vida, carezco de la más mínima vocación de mártir, el instinto de conservación me reclama alimentos todos los días, a toda hora, pero mi espíritu y mi concepto de la dignidad me sostienen. No me motiva la búsqueda de protagonismo, estoy habituado y feliz en mi oscura condición, pero mi derecho y obligación moral de defender mi honra es innegociable.

Varios cubanos que han tenido la delicadeza de llamarme desde el exilio me han preguntado cómo pueden ayudarme. No necesito nada material, solo apoyo y solidaridad.

En lugar de llamar para pedirme la modificación de mi actitud, exíjanle al régimen cejar en su arbitraria e injusta privación de mis más elementales derechos ciudadanos.

Hoy habíamos amanecido confiados en que los señores devenidos en amos de Cuba levantarían el ominoso bloqueo a mi vivienda, pero la sensatez ha vuelto a recibir una nueva bofetada en pleno rostro.

Tomado de trinchera cubana.
 

 

 

 

 

 

 

Tres Verdades.

                             Tres Verdades - Andres Pascual

Tres Verdades, un programa lleno de datos historicos y presentes del deporte mundial y fundamentalmente en Cuba.Tres Verdades y bien claras.

Visitenos en: www.radiocubalibreinternacional.com/ disfrute de nuestra programacion.

Saludos al Blog hermano Amigos de la Visita. Facebook.

 

Una mas de la cosas de Cuba.


 

Una más de las cosas de Cuba Socialista.
 

Esto ocurrió en esos días en que el Comandante en Jefe se le ocurrió producir 10 millones de toneladas métricas de azúcar de caña, la famosa Zafra de Los 10 Millones, y de que van, van, esa era la consigna del momento.

Un amigo mío, director de un central azucarero se arrancaba los pocos pelos que le quedaban, porque además de todas las interminables reuniones, mítines relámpagos, despachos con oficiales del ministerio del azúcar y fundamentalmente con los dirigentes del Partido Comunista que velaban firmemente el cumplimiento del organigrama de producción para complacer y satisfacer el capricho del Comandante, se produjo una rotura en el centro de acopio de cañas, una de las correas que mueven ese mecanismo se rompió, ¿Cuál es el problema? Dirán Uds., sencillo, como este tipo de rotura es poco frecuente el mecánico que se encarga de eso depende de la dirección provincial y no local, mi amigo conociendo bien cómo funciona el sistema, llama a provincia y solicita al mecánico con la correa, además envía un Télex solicitando lo mismo, pero para estar seguro y a la vez resguardando sus espalda.

Con este problema la zafra estaba a punto de detenerse, pueden Uds. imaginarse el estado de nervios de mi amigo, el director del central, con tantas presiones de todos los niveles, pues los! 10 millones van! Bueno, arriba de todo eso cerca de dos horas después de haber solicitado el mecánico recibe un Télex que dice:

Preparen condiciones, a las 10:00 lega el “Embajador de Corea”.

Eso fue como una bomba en medio del batey. Cundió el pánico, a movilizar a todos el mundo, chapear la entrada, darle cal a los andenes, los encargados de cultura tienen que montar una danza china con los niños, con trencito y abanicos de papel con forros de Bohemia. ¿Quién rayos tiene el himno de Corea?. Ofrenda floral, censo de los chinos que quedan en el ingenio, agua embotellada para el Embajador, por si pedía agua, etc., etc. ¿Qué coño comerá el coreano? Pero el esfuerzo pudo más que las dificultades, y al día siguiente a las 10:00 a.m. en punto, porque los asiáticos son muy puntuales, estaban los pioneros con pañoletas en las manos; los merenderos con sólidos completos y los líquidos también; el administrador del central en guayabera, las sillas dispuestas para los cincuentenarios de la industria azucarera y en un fila con un chinito pintado afuera, el comunicado que se leería por el pionero más destacado.

Como estaba previsto, a las 10:00 a.m. en punto, un jeep levantaba polvo por el terraplén. A su paso empezaron a agitar las banderitas y se corearon himnos. Al fin el vehículo se detuvo y de su puesta posterior salió un negro patillú, enfundado en un grasiento overol. La gran sorpresa para todos. Como son las cosas de Cuba Socialista el Télex o la ortografía habían funcionado mal, pero lo que el aviso del día anterior decía era:

EL EMPATADOR DE CORREAS LLEGA A LAS 10:00 a.m.

Como el negro patillú (mecánico) también era puntual llego a la hora exacta y dicen que muy emocionado por el recibimiento hacia su persona agradeció a todos y se dedico a reparar la famosa correa.

Quizás algunos no quieran creer esta historia, pero a los que duden, los invito a pasar un año en Cuba, sin dólares y sin amigos o familiares que le envíen ayuda, seguro que será testigo de una de las cosas que pasan en la Cuba Socialista.

tomado de un email sin nombre.

Los invitamos a visitar: www.radiocubalibreinternacional.com