El Retiro.


 

El Retiro.
Por: Ing. Dionisio de la Torre, Jr
Miami, Marzo 2, 2015

 

Desde hace unas semanas estoy viviendo casi casi la vida de retirado o jubilado, como le quieran decir, no porque yo haya dejado de trabajar hace poco, yo deje de hacerlo responsablemente hace más de cinco años, si a los 55 años de edad le entregue mi función laboral a otro que seguramente le hacía más falta que a mí. A lo que me referiré es a que mi esposa ha dejado de trabajar y ahora pasa más tiempo en la casa, es por eso que digo que estoy viviendo la vida de retirado.

Algunos amigos más jóvenes me dicen que como me las arreglo para “pasar” tanto tiempo junto a ella sin aburrirme, bueno les diré lo que generalmente le respondo, aquí va mi respuesta.

No es difícil vivir con alguien que ha compartido toda una vida contigo y por ende crees conocer bien, alguien que en los momentos fáciles y de alegría ha estado junto a uno, en los momento duros y difíciles no solo ha estado junto a mí, ella ha asumido muchas veces el rol que me tocaba a mí, cuando muchas veces yo flaqueaba o me faltaban las fuerzas era ella quien me empujaba hacia arriba para triunfar, cuando el cansancio me tocaba, ella era quien no permitía ese lujo, pues no habíamos llegado a nuestra meta, cuando yo emprendía una empresa lo hacía siempre con la confianza y el apoyo que ella me daba, cuando estaba lejos de todo, era ella quien respondía ante todo, es por eso que no es difícil estar tiempo junto a ella, además, todavía sonríe ante mis dicharachos y locuras y eso vale, vale mucho.

Les diré, si estoy algo aburrido o realmente no tengo nada que hacer-cosa rara, pues los que me conocen saben que no descanso y siempre tengo un proyecto en desarrollo- pues nada cuando no tengo nada que hacer, invento algún cambio o “modificación” en la casa y por supuesto no consulto, cuando comienza el movimiento de cosas y herramientas, ella interviene y la mar de preguntas e ideas caen rápidamente, si logro casi comenzar generalmente, llegan las críticas y los ¿Por qué?, esta situación conduce a una conversación que se torna en amigable discusión y valoración de todo el trabajo aun no comenzado, ese intercambio puede durar el tiempo suficiente para el lunch o el programa favorito o mi tiempo de partir, ya ven pude hacer uso de un tiempo sin aburrirme, que de estar solo no hubiese disfrutado y lo mejor del caso ni tuve que trabajar para no aburrirme.

Yo creo que a todos los hombres nos pasa igual o lo mismo, no sé, pero creo que es así, simplemente cuando queremos que nuestras esposas nos manden a hacer algo lo único que tenemos que hacer es sentarnos y levantar los pies, digo: cuando queremos que nos manden, es porque coño algunos no aprenden y se siguen sentando; yo como descubrí la comunicación directa de mis nalgas acomodadas a los deseos de mandarme a trabajar de mi esposa, ya no me siento o espero que ella no este o que ella se siente también y se duerma, pero si estoy aburrido, me siento y espero calmadamente, pues sé que mi tranquilidad no durara mucho, pero feliz de servir a quien tanto me quiere.

Además, lo fundamental es darse tiempo, si el respeto al tiempo del otro para sus actividades, yo no me puedo quejar, no es que no quiera quejarme, pero no me dejan, no, no , es solo una broma, ella me dio permiso para decir lo que les diré ahora. Mi tiempo ha quedado así, por las mañanas ejercicios en el gimnasio, luego sauna o natación, depende de los ejercicios, después de eso tengo un tiempo para compartir en la mesa los planes del día con ella, luego de esos minutos de alimentación, de intercambio y de haber recibido las órdenes del día, hago lo que me ordenaron de ser posible para salir de eso ya. A veces tengo que priorizar mis asunto de las emisora, grabar, buscar programas, subir música, producir programas, contactar invitados, en fin me toma algún tiempo, ¿Qué cual emisora? radiocubalibreinternacional.com/  y luego hago lo que me ordenaron, esto de la emisora lo mejor que tiene es el horario, pues generalmente tengo que hacerlo cuando más planes me dan, así siempre queda algo por hacer para mañana, ¿Qué mejor estímulo para vivir que tener algo que hacer el día siguiente? Por la tarde marcho hacia Miami para mis prácticas de Judo y ya a eso de las 10 ya estoy en casa nuevamente para compartir el tiempo con mi esposa.

También les voy a ser franco, es bueno tener a la esposa cerca, si estás haciendo algo y necesitas que te alcancen una cosa o que tiren algo, o simplemente alguien que te diga, ¿para qué haces eso así?, mejor hazlo asao, ven eso es bueno, pues si estabas buscando la forma de no hacerlo ya la encontrarte y puedes decir como yo digo: mi vida, mira acaba tu que sabes más que yo y listo, lo que no hay es  que ponerse bravo ni discutir, en fin de cuenta los malos humores han enriquecido a la familia Rivero y Caballero por más de un siglo(funerarios). También es agradable estar acompañado, porque a veces uno escuchando una canción de esas viejas o viendo la tele se pone romántico y meloso y eso estando solo no es muy saludable, entonces es cuando uno se da cuenta de lo bella y hermosa que ella es y tiernamente y con mucho cariño y tacto tratamos de revivir tiempos no muy lejanos, pero ahora con mucha más calma, delicadeza y dedicación (no es tan malo estar sin muchachos y viejos en la casa, ¿verdad? A cualquier hora se puede, digo si se puede, jajaja).

Como han podido leer así tengo mi tiempo dedicado, como puedo vivir mi retiro sin caer en depresiones, discusiones ni malos ratos, espero le sirva a alguien, saludos y salud.

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Comment